domingo 09 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Presunto asesino de universitarias en Bucaramanga fue enviado a prisión por doble feminicidio

Argemiro Alberto Urrego Carmona, quien es para la Fiscalía, el responsable de los asesinatos de las estudiantes universitarias Angie Paola Cruz Ariza y Manuela Betancourt Vélez, fue enviado ayer a la cárcel en una audiencia en la que se revelaron más detalles del hecho que conmocionó a Santander.
Escuchar este artículo

A la cárcel y procesado por doble feminicidio, fue enviado Argemiro Alberto Urrego Carmona, acusado de asesinar a puñaladas a Angie Paola Cruz Ariza y Manuela Betancourt Vélez, dos jóvenes estudiantes de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

El crimen ocurrió la madrugada del pasado viernes dentro de una residencia estudiantil en las inmediaciones del centro universitario.

La decisión fue tomada por la jueza 13 Municipal con Función de Control de Garantías ayer en la tarde, luego de varias horas de alegatos en las audiencias preliminares adelantadas en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga.

La audiencia

La audiencia en contra del joven de 27 años inició hacia las 8:00 de la noche del viernes, sin embargo cerca de la medianoche fue suspendida cuando apenas faltaba que la jueza decidiera si legalizaba la captura cómo lo habían solicitado la Fiscalía y la Procuraduría o decretarla ilegal como lo pidió la defensa.

Según el abogado defensor, Argemiro no fue capturado en flagrancia, sino que se había presentado voluntariamente al CAI, además había pasado mucho tiempo desde la comisión del delito hasta el momento de la materialización de la captura.

Sin embargo, ayer la audiencia se reanudó a las 10:30 de la mañana en la Sala 8G del sótano del Palacio de Justicia, y la jueza legalizó el procedimiento de captura. Desde esa hora decenas de estudiantes universitarios se plantaron con pancartas sobre la calle 34 para exigir justicia.

Luego, sobre el mediodía el fiscal de la Unidad de Vida le imputó cargos como autor del delito de feminicidio a título de dolo y en concurso homogéneo, es decir un doble feminicidio cometido son sevicia. Urrego no aceptó los cargos que le imputaron.

Sin embargo, durante su intervención en el momento de decidir si lo enviaba a prisión o no, la jueza de Control de Garantías expuso su posición y aseguró que para ella, el asesinato de Manuela debería ser tipificado como homicidio agravado y no como feminicidio. Ante esto, el abogado de las víctimas interpuso un recurso de reposición.

Finalmente, le dictaron medida de aseguramiento en un centro carcelario, decisión a la que su defensa no se opuso. Al final, cerca de las 5:00 de la tarde y fuertemente custodiado por la Policía, Urrego fue sacado del Palacio de Justicia por la entrada principal mientras afuera, al otro lado, los estudiantes continuaban a la espera de su salida.

Nuevos detalles

Durante la audiencia, el fiscal reveló nuevos detalles de los crímenes, y de la relación que existía entre los tres jóvenes. Además de los elementos que llevaron a tipificar los asesinatos como feminicidios.

Ayer se conoció que los asesinatos ocurrieron entre las 12:30 y la 1:00 de la mañana cuando una de las vecinas de la residencia escuchó los gritos de auxilio de las jóvenes dentro de la habitación. “¡Ya no más, no más Argemiro, no más!” gritaban, así que la mujer llamó a la Policía.

Cuando los patrulleros llegaron tocaron en repetidas oportunidades y nadie abrió en la habitación que se encontraba oscura y en silencio. Así que se fueron.

Sin embargo, Urrego realizó una llamada a un amigo para confesarle lo que había hecho, conversación telefónica que duró más de 50 minutos mientras su allegado lo convencía de entregarse a las autoridades. Pero mientras hablaba con él, su amigo le avisó a otro allegado, quien llegó hasta la vivienda y luego de insistir para que abrieran llamó a la Policía.

Cuando pudieron entrar sólo encontraron los dos cadáveres, Argemiro había salido, caminó por toda la carrera 27 y llegó al CAI del Parque de los Niños, en donde fue capturado.

En las diligencias, además la Fiscalía reveló la cercanía entre Urrego y Manuela, a quien siempre presentó como su mejor amiga, sin embargo declaraciones de sus allegados evidenciaron que con ella también sostendría una relación íntima. “Cuando departían y tomaban también tenían muestras de afecto delante de los demás”, leyó el fiscal en sus apartes.

Maltrato y posesión

Además, los relatos de los allegados permitieron demostrar que ambas fueron maltratadas por él física y sicológicamente en repetidas oportunidades. “A Manuela en una oportunidad mientras estaban en una discoteca, le tomó del brazo con brusquedad y la hizo sentar, no la dejaba bailar con nadie más”, aseguraron los amigos a la Fiscalía.

Los maltratos hacia Paola, su novia desde hace cuatro años eran más constantes, incluso llegó a golpearla frente a su propio padre, quien también entregó su versión a las autoridades.

¿Quién es?
Argemiro Alberto Urrego nació en Cimitarra, al igual que las víctimas y estudió Licenciatura en Educación Física en la Unidades Tecnológicas de Santander. En la actualidad vivía en Bogotá, en donde trabajaba en una empresa cervecera. Personas cercanas a él lo describen como alguien entusiasta y fanático del deporte, sin embargo siempre ha sido callado, así ha permanecido desde el momento en que llegó al CAI.
Familiares aseguraron que hace cinco años su madre murió en sus brazos, lo cual le afectó sicológicamente. Pero en redes sociales siempre hacía publicaciones humorísticas, algunas de carácter misógino o machistas. Ese argumento también fue usado por el fiscal, quien en la audiencia leyó memes que Urrego publicó en Facebook, incluso la mañana antes de los crímenes en el que decía que “por una moto podría asesinar a su novia de 123 balazos”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad