jueves 11 de abril de 2019 - 12:00 AM

El primer agujero negro: ver para creer y entender

La existencia de los agujeros negros ha dejado de ser un concepto meramente teórico, para convertirse en un hecho tangible.

Los ojos del mundo observaron ayer con expectación la primera imagen tangible de un agujero negro.

La sorpresa de la comunidad científica y el público en general no se hizo esperar. Hasta ahora, nadie había visto un agujero negro, incluso hasta hace poco no había certeza de que existieran.

El registro de la imagen de un borroso anillo rojizo y amarillento con el centro negro, descrito como una “proeza histórica” por la Nasa, fue posible gracias a una red de radiotelescopios localizados alrededor del mundo: en América, Eurasia y la Antártida.

En la práctica, ocho observatorios que hace las veces de un único telescopio del tamaño de la Tierra con el cual se hizo una toma de datos.

El histórico hallazgo, que fue fotografiado por un proyecto internacional llamado Event Horizon Telescope (EHT), resulta casi inverosímil, considerando que fue la fotografía que imaginó un hombre solo hace un siglo, en 1915: el físico alemán Albert Einstein, quien proporcionó una descripción de la gravedad como una propiedad geométrica del espacio-tiempo.

Luego, en la década de los 70 fue teorizado por Stephen Hawking, astrofísico británico que escudriñó más en este misterio.

Este complejo fenómeno astrofísico está ubicado en el centro de la galaxia M87, a 53,3 millones de años luz de la Tierra, al que los científicos se refieren como “estrella M87”.

El anuncio es sorprendente porque finalmente se pudo obtener la primera imagen de un agujero negro, porque hasta hoy había pruebas indirectas de la existencia del mismo, debido a que produce efectos sobre su entorno, resalta Eduard Larrañaga, profesor del Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad Nacional.

Más que teoría

En materia científica, considera que es un gran avance ya que abre nuevas líneas de investigación sobre el universo.

A esto se le suma, que los agujeros negros se han venido trabajando desde los años 60 y se estudiaban de forma teórica, pero no se habían observado de manera real.

Ahora bien, en cuanto a la imagen y los datos obtenidos, Larrañaga señala que se pueden extraer muchas conclusiones de cómo funciona exactamente la gravedad, y si la Teoría de la Relatividad General de Einstein es o no es correcta.

Además de estudiar el caso particular de ese agujero negro del año 87, el experto explica que se puede entender cómo funciona, qué masa tiene, cómo está rotando o cuál es el entorno en el que vive, es decir, todo lo relacionado con las características físicas.

Con base en los resultados obtenidos, el pozo gravitacional del agujero negro tiene un diámetro de 40.000 millones de km, tres millones de veces más que el diámetro de la Tierra, y ha sido calificado por los científicos como “un monstruo”.

Descripción de universo

“Los agujeros negros dan el punto de conexión entre la descripción grande del universo, que es la gravedad, y la Teoría de la Relatividad General y la Teoría de lo pequeño, que es la mecánica cuántica”, describe el profesor del Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad Nacional, al referirse a la importancia de estos objetos cósmicos.

Y en esa línea, Larrañaga subraya que los agujeros negros son enigmáticos en la medida en que para su descripción completa se necesita una descripción cuántica de la gravedad “y eso hasta el momento no se tiene, la física no conoce cómo se comporta gravedad a nivel cuántico”.

Esa imagen, opina, permite “dar más herramientas para poder entender cómo funciona, y de repente, en últimas, para saber cómo debería ser la Teoría Cuántica de la Gravedad”.

Igualmente recuerda que en 2017, el grupo de investigadores tuvo listos los telescopios para tomar los datos, y en abril del mismo año se procedió al procesamiento de los datos; al cabo de dos años, se muestra al mundo la imagen resultante.

En este caso, se observaron dos agujeros negros en particular, uno del 87 y otro en la Vía Láctea. Pero en la actualidad se conocen otros, algunos de masas estelares o supermasivos como los desvelados ahora, según el experto.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad