sábado 26 de junio de 2021 - 12:00 AM

Miami-Dade, entre la esperanza y la desesperación tras el derrumbe

El edificio, de 12 plantas y 136 apartamentos y situado cerca a la playa, se inauguró en 1981 y acababa de ser objeto de una inspección obligatoria por sus 40 años. Según expertos, tardarán meses en determinar causas del derrumbe.

La búsqueda de supervivientes del desplome parcial de un edificio residencial frente a la playa en Miami-Dade continuaba ayer, mientras las cifras de muertos y desaparecidos aumentaban a cuatro y 159, respectivamente, en medio de la desesperación de cientos de personas por saber de sus familiares.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, y los jefes de la Policía, Freddy Ramírez, y de los Bomberos del condado, Ray Jadallah, se esforzaron ayer por transmitir el mensaje de que aún es posible hallar a personas con vida bajo la enorme pila de escombros formada tras la caída de un ala completa del edificio.

Además: Identifican a primera víctima fatal tras el desplome de edificio en playa de Miami

En el edificio Champlain Towers, al que los medios locales se refieren como “ground zero”, el mismo término usado cuando los atentados de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York, se desarrollaba ayer una intensa actividad con el objetivo de buscar a los que, más de 24 horas después de una tragedia todavía sin explicación, siguen desaparecidos.

La cifra de desaparecidos aumentó de 99 a 159 ayer, debido a que ahora se tiene una información más precisa sobre las personas que estaban dentro del edificio cuando a la 1:30 a.m. (hora local) del pasado jueves el ala noreste del edificio se vino abajo en cuestión de segundos.

$!Miami-Dade, entre la esperanza y la desesperación tras el derrumbe

Acompañada del gobernador de Florida, Ron DeSantis, Levine Cava dijo que a la cifra de personas localizadas se sumaron en las últimas horas siete más, con lo que ya son 127, y precisó que los 159 desaparecidos no necesariamente están sepultados bajo los escombros. Son personas que se supone que estaban en el edificio el pasado jueves de madrugada y ayer se desconoce su paradero.

Según los canales de televisión, ya se les toman muestras de ADN a familiares para facilitar la identificación en caso de que sus seres queridos sean hallados.

El canal CNN informó que ya fueron identificadas a tres de las hasta ahora cuatro víctimas mortales del derrumbe, aunque no se han divulgado sus nombres.

Búsqueda incesante a pesar del “extremo riesgo”

En Champlain Towers se empezó ayer a retirar parte de los escombros con grúas y otra maquinaria pesada, mientras en otras zonas de la montaña de fierro y concreto, los rescatistas, ayudados por perros y aparatos de sonar, buscaban señales de vida.

Tenga en cuenta: Seis colombianos residían en edificio que se derrumbó en Miami

En otras áreas iban retirando a mano y una por una cada pieza del amasijo de hierros, cemento y restos de mobiliario, según se pudo ver en imágenes de televisión.

Las tareas se ven dificultadas por la lluvia y el viento que azotaban ayer el sur de Florida.

Levine Cava, que subrayó que se mantiene “la esperanza de hallar a personas con vida” y la búsqueda va a continuar a pesar del “extremo riesgo” que significa para los rescatistas, fue preguntada por periodistas por qué no deja que se sumen voluntarios a la tarea, como han pedido algunos de los familiares.

La alcaldesa respondió que eso no es posible, por razones de seguridad, y subrayó que la prioridad es “salvar vidas”.

$!Miami-Dade, entre la esperanza y la desesperación tras el derrumbe

Los rescatistas, que ayer sumaban 130, trabajaron toda la noche por turnos y van a seguir así.

Tanto el gobernador como la alcaldesa destacaron el denodado trabajo que están realizando, hasta el punto que, según dijo Levine Cava, están tan motivados que hay ocasiones en que deben ser “sacados” del amasijo de materiales del derrumbe, porque sino seguirían sin descansar.

Le interesa: Gobierno de EE.UU. aprueba la declaración de emergencia por derrumbe en Miami

Los rescatistas no han escuchado voces pero sí sonidos, que, según el jefe de los bomberos de Miami Dade, no necesariamente pueden ser producidos por humanos sino que pueden deberse a movimientos de los materiales amontonados.

En esos lugares se busca con más detenimiento, según explicó Ray Jadallah, vicejefe de los bomberos.

$!Miami-Dade, entre la esperanza y la desesperación tras el derrumbe
Familiares de Bachelet, entre los desaparecidos

Los medios locales dan cuenta también de los nombres de algunos desaparecidos, entre los cuales figuran unos 25 latinoamericanos que vivían en el edificio o se alojaban de forma temporal en él.

Entre ellos se cuenta al matrimonio conformado por Claudio Bonnefoy, de 85 años, y su esposa, Maricoy Obias-Bonnefoy, de 69 años, que, según medios de Chile, son parientes de la expresidenta chilena Michelle Bachelet, actual alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Lea además: Reportan 102 localizados y 99 desaparecidos tras derrumbe de edificio en Miami

El edificio, de 12 plantas y 136 apartamentos y situado en primera línea de playa, se inauguró en 1981 y acababa de ser objeto de una inspección obligatoria por sus 40 años.

Según los expertos se va a tardar meses, y quizás años, en determinar las causas del derrumbe.

Sin embargo, DeSantis y Levine Cava dijeron ayer que se necesita una explicación “precisa y a tiempo” sobre lo que pasó, porque los afectados tienen “el derecho de saber”.

Ambos agradecieron al presidente de EE.UU., Joseph Biden, haya dispuesto que personal de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (Fema) se incorpore a la búsqueda de posibles sobrevivientes y ayude en la asistencia a los familiares.

El gobernador y a la alcaldesa también agradecieron toda la ayuda recibida para los que se quedaron sin hogar por el derrumbe no solo de particulares, sino de empresas, como la corporación Lenar Homes, que donó un millón de dólares.

$!Miami-Dade, entre la esperanza y la desesperación tras el derrumbe
Hay una familia colombiana desaparecida

Los parientes del antioqueño Luis Fernando Barth, de 51 años; su esposa, Catalina Gómez, de 44 años y su hija, Valeria Barth, de 14 años, confirmaron que la familia estaba hospedada en el edifico Champlain Towers South, que se desplomó en Miami. Esta familia había llegado a Miami desde hace un mes y se hospedó en el edificio que colapsó.

En declaraciones a Univisión Sergio Barth, hermano de Luis Fernando, mencionó que la última comunicación con ellos fue el miércoles a las 8:30 de la noche, cuando su hermano le había dicho que al otro día entregaría el apartamento, que un amigo le prestó para pasar unos días.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad