miércoles 08 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

La Amazonía está próxima a entrar en un punto “catastrófico”

La Amazonía está en “código rojo” y solo frenando su devastación se evitará que llegue a un punto “catastrófico” de no retorno en los próximos años.
Escuchar este artículo

La Amazonía alberga el mayor bosque tropical del mundo. Es considerada el pulmón del planeta al absorber millones de toneladas de dióxido de carbono presente en la atmósfera. Sin embargo, la capacidad de la región de neutralizar gases efecto invernadero viene decreciendo.

Si se mantienen los actuales altos índices de deforestación, la degradación del suelo y los incendios que se han registrado en los últimos años, la mayor selva tropical del planeta podría alcanzar ese punto de inflexión antes del 2050, perder hasta un 70 % de su vegetación nativa y convertirse en un área prácticamente desértica.

La voz de alarma fue dada por el Panel Científico de la Amazonía, SPA, con los resultados de una evaluación integral realizada en esa selva.

De acuerdo con el científico brasileño Carlos Nobre, copresidente de SPA, las zonas más sensibles de llegar al punto de no retorno en este bioma se ubican hacia el sur de la Amazonía, desde Bolivia hasta el océano Atlántico, pasando por los estados brasileños de Rondonia, Mato Grosso y Pará.

Para este experto en calentamiento global, el cambio climático ha debilitado la selva. Está perdiendo su capacidad de reciclar agua.

“La selva almacena, abajo y encima del suelo, entre 150.000 y 200.000 millones de toneladas de carbono. Si el punto de inflexión se sobrepasa, y esto puede ocurrir en entre unos veinte o treinta años, es probable que entre el 60% y el 70% de la selva se transforme en un ecosistema degradado”, alertó.

La cuenca amazónica y su bioma abarca territorios de ochos países: Brasil (68%), Perú (14%), Bolivia (10%), Ecuadro (2%) y el 6% restante entre Colombia, Venezuela, Guyana y Surinam.

Urge restaurar la selva e incentivar la bioeconomía

La devastación de la selva, junto con los cambios climáticos, tiene en jaque a este ecosistema, que alberga el 10% de la flora y fauna mundial, que desempeña un papel fundamental en la regulación climática y donde viven cerca de 47 millones de personas, de ellas 2,2 millones de indígenas.

Entre las principales recomendaciones del Panel están: restaurar las extensas áreas con especies propias de la flora amazónica, acelerar la regeneración natural de la selva e incentivar el desarrollo de este ecosistema impulsando acciones de bioeconomía.

Las amenazas

- Praderización: talar bosque para introducir pasto

- Malas prácticas de ganadería extensiva

- Infraestructura de transporte no planeada

- Cultivos ilícitos

- Minería ilegal

- Tala ilegal

- Ampliación de frontera agrícola en zonas de reserva

Alarmas encendidas

Para 2070, con una población mundial superior a los 9 billones de personas, alrededor de 3 billones estarán en riesgo de supervivencia. Cada grado centígrado en el que se calienta la tierra pone en limitantes a un billón de personas.

Áreas de Brasil, Perú, Colombia y Venezuela serán virtualmente inviables para albergar vida humana por el extremo calor para 2070.

Colombia pasó de perder 98 mil hectáreas de bosque en 2019 a 109 mil en 2020.

Con 1 o 2 millones de hectáreas que perdamos en sitios estratégicos de la Amazonía, sería suficiente para desestabilizar su funcionalidad ecológica.

Conservar los bosques para sostener la vida

Edgar Castaño, miembro del Consejo Asesor de la Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales IRI Colombia y presidente de la Confederación Evangélica de Colombia, compartió con Vanguardia el panorama de los ecosistemas fundamentales del país, entre ellos el de la Amazonía.

“En un contexto de deforestación creciente, influenciada principalmente por actividades extractivistas, repensar el uso de la tierra y los recursos naturales resulta más que necesario. Para IRI Colombia es importante concientizar sobre la gravedad de la pérdida de los bosques e influir en la adopción de políticas y planes en contra de la deforestación que actualmente aumenta sin precedentes como en 2020, año en el que se perdió 171 mil hectáreas de bosque.

El séptimo Reporte Bio, del Instituto Humboldt, reflejó que de las 1.254 especies endémicas de árboles en Colombia, 566, es decir el 45%, están en riesgo de extinción; 155 están críticamente amenazados; 238 en peligro crítico y 173 son vulnerables.

Colombia, el segundo país en riqueza de plantas después de Brasil, con más de 26.000 especies registradas hasta el momento. Aquí la tarea cobra más importancia”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad