miércoles 17 de junio de 2020 - 12:00 AM

Santurbán y el agua... ¿están en peligro?

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alberto Montoya

Yo defiendo el ambiente, el páramo y el agua y, por ningún motivo, aceptaría se pusiesen en peligro por la explotación minera de Minesa. Creo en los resultados de los estudios técnicos, realizados por consultores serios, reconocidos y conocedores del tema y no al “yo creo que” o, “me dijeron que” o, “fulanito dice que” o, “no creo porque eso es lo que dice la empresa”, o “los técnicos del Acueducto y del Area Metropolitana” han comprobado que Minesa está contaminando, cuando aún no se ha iniciado explotación alguna. Señores, esto no es un juego y por el capricho de fundamentalistas, con aspiraciones políticas, es inaceptable privar a Santander y al País de la obtención de importantes recursos frescos y soluciones sociales.

En el 2014, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible expidió la delimitación del Páramo de Santurbán, vigente en la actualidad. En el 2017, en oficios radicados ante la ANLA, las entidades Parques Nacionales de Colombia y la CDMB, afirmaron que el área de contrato de concesión de Minesa no se superpone con zonas del páramo.

El proyecto Minesa ocupará solo el 0.005% del área de Soto Norte, la trituradora estará en el fondo de la mina y los granos finos obtenidos serán llevados por dos túneles hasta la planta de beneficio, localizada en Suratá, en zona donde el impacto ambiental será mínimo; con trituradoras y químicos orgánicos (no utilizarán cianuro y mercurio) obtendrán el concentrado polimetálico, producto que será exportado para tratarlo en el exterior; al material restante se le reducirá la humedad, parte se utilizará para el retrollenado de los túneles (mezcla de materiales porosos que aseguran el flujo de aguas subterráneas) y el resto se compactará en taludes y se cubrirán con tierra y vegetación.

Para el proceso se utilizarán, en su mayoría, fuentes de agua subterránea y cinco plantas harán el tratamiento de las aguas utilizadas en la mina y en los procesos, como también las aguas servidas de los campamentos de Minesa, entregándolas aguas arriba de la confluencia de los ríos Suratá y Vetas, a 28 kilómetros de la planta de Bosconia en Bucaramanga y cumpliendo con los máximos estándares ambientales establecidos. ¡Juzguen ustedes!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad