jueves 29 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Estado, Academia y Sociedad

El triángulo entre Aca-demia, Estado y Sociedad debe profundizarse y no quedarse en la coexistencia de actores
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Las sociedades están orgullosas de tener universidades, ojalá muchas. La Universidad, como institución, está desde hace siglos para producir conocimiento; sin embargo, desde la última mitad del siglo XX y lo que va corrido del XXI, se ha dedicado, con honrosas excepciones, a legalizar diplomas, estatus sociales y prerrequisitos laborales.

Cuando la Academia se preocupa más por ser una fábrica de cartones (diplomas) pierde su esencia. Para hacer cartones tenemos a Smurfit Kappa (la otrora Cartón de Colombia); en cambio para cultivar cerebros que revolucionen la sociedad y el entorno en el que vivimos, deberíamos tener a la Academia y a una sociedad viva, pujante y constructora de sentido.

El triángulo entre Academia, Estado y Sociedad debe profundizarse y no quedarse en la simple coexistencia de actores. Si gran parte de la Academia sigue aislada, de espaldas al territorio por estar maquilando egresados; si el aparato estatal sigue ocupado por corruptos o, en el mejor de los casos, por mediocres; y si gran parte de la ciudadanía sigue dominada por los indiferentes que esperan que otros hagan, no vamos a llegar lejos.

Ha sido un desastre que muchas de las facultades en este país hayan renunciado a la idea de hacer monografías para darle al estudiante la posibilidad de que la cambie por un diplomadito que les valide créditos. Esa decisión fue declarar nuestra incompetencia y pereza para producir nuevos conocimientos ¿Nos da pereza pensar?

¿Qué pasaría si los gobiernos locales estimularan a estudiantes (y profesores directores de tesis) para que compitan por ganarse concursos con premios de becas de posgrados en Colombia o en el exterior, o capital semilla para sus emprendimientos si dan soluciones a problemas puntuales del municipio? ¿Se imaginan cambiar estudios multimillonarios y hasta de dudosos resultados por trabajos de grado realmente viables y funcionales?

La oportunidad de que los jóvenes profesionales desarrollen conocimiento pertinente con las necesidades de sus territorios, disipa la tentación en ellos de emigrar a emprender a los grandes centros urbanos.

O se unen estos sectores o seguiremos parasitando por muchos años más.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad