domingo 26 de enero de 2020 - 12:00 AM

Puente Hisgaura: poco qué celebrar

la tan esperada obra se recibió casi en silencio, no hubo funcionarios posando para la foto de los medios, no hubo ceremonia, ni hubo instituciones del Gobierno Central reclamando los créditos por una obra a la que los usuarios hace rato miran con indiferencia.
Escuchar este artículo

Esta semana, luego de cinco años desde que comenzó la construcción, y dos años después de la fecha en la que debió entregarse la obra, finalmente el puente Hisgaura se dio al servicio de los usuarios de la vía Curos-Málaga, con una historia de dudas, fallas y aplazamientos, que dejan, cuando menos, una comunidad inconforme y un daño económico evidente.

Por esta razón, la tan esperada obra se recibió casi en silencio, no hubo funcionarios posando para la foto de los medios, no hubo ceremonia, ni hubo instituciones del Gobierno Central reclamando los créditos por una obra a la que los usuarios hace rato miran con indiferencia. Los 653 metros de longitud de la obra, de los que 73 son el viaducto de acceso y 580 el puente atirantado que está a 148 metros sobre el suelo, en su parte más alta, debía costarnos 100 mil millones de pesos, pero las fallas en la construcción, más las dilaciones y la negativa de algunas autoridades a recibir la estructura, elevaron aún más la cuenta y movieron el interés de la Contraloría General.

En efecto, otra de las razones que tenemos los santandereanos para no sentirnos satisfechos con la entrega del puente en jurisdicción del municipio de San Andrés, además de las decenas de meses de tardanza en la entrega de la vía, es la existencia de mayores valores en la construcción, que la Contraloría calculó inicialmente en la suma de 5.670 millones de pesos, que podrían considerarse como lesión al patrimonio público y acarrear sanciones a quienes se llegare a encontrar directamente responsables de tan deplorable resultado.

Demoras y mayores valores, además de las dudas que en varios momentos se expresaron sobre la seguridad de la estructura, son un balance muy pobre para la que se presentó como una obra colosal que, según lo sostenía en 2017 el Gobierno Central, iba a agilizar el tránsito entre Curos y Málaga, pero que de poco servirá, porque los 147 kilómetros de vía que nos separan de Málaga están en malas condiciones, pésimas en algunos tramos, lo que demuestra que, a pesar de la promocionada obra, una Provincia de la importancia de García Rovira sigue siendo vista con desdén por gobiernos departamentales y nacionales que por décadas la han mantenido apartada y olvidada, con la única excepción de las épocas electorales, cuando siempre vuelven allí a prometer la pavimentación de la carretera.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad