miércoles 13 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Ocho años después de firmado el contrato, Barichara sigue sin acueducto

A pesar de contar desde hace ocho años con los recursos necesarios para financiar la construcción de un acueducto municipal que garantice agua potable, Barichara aún sigue sufriendo por la escasez de agua, dada la imposibilidad de realizar la obra.
Escuchar este artículo

Aunque en noviembre del 2011 la Gobernación de Santander, en ese entonces a cargo de Horacio Serpa Uribe, firmó el contrato de obra por más de $9.540 millones para la construcción del acueducto de Barichara, hoy, ocho años después, y tres administraciones departamentales encima, dicho proyecto continúa siendo una utopía.

Además: Tras 7 años y $3.800 millones, Barichara sigue sin acueducto

La falta de planeación, las irregularidades contractuales y los actuales líos administrativos y jurídicos tienen varado el contrato de obra, al cual ya le giraron millonarios anticipos y tiene 0%en su ejecución.

“El contrato se reinició, porque en un momento dado la comunidad dijo que iba a dejar trabajar, nos fuimos a hacer el levantamiento topográfico y no nos dejaron entrar. Inmediatamente la Esant le dijo al contratista que suspendieran nuevamente y ellos no aceptaron, por lo que se empezó el tiempo de ejecución del contrato. En noviembre del 2017 se venció ese término del contrato, por lo que la Esant inició a solicitar la liquidación del contrato, dejando claridad que la ejecución fue del 0%, explicó Mónica Monsalve, gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Santander, Esant.

Acueducto en siniestro jurídico

Por su parte, el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, en su intervención en el taller ‘Construyendo País’ celebrado el sábado pasado en Barichara, le reconoció al presidente Iván Duque que el proyecto de acueducto para el municipio de la provincia guanentina no tiene ninguna viabilidad para que sea una realidad, a pesar de contar con los recursos disponibles, debido a los siniestros jurídicos.

“En el 2012 se puso en marcha un proyecto para darle solución definitiva a Barichara en términos de acueducto, pero ese proyecto traía agua desde el municipio de Galán. Ese proyecto nunca ha contado con la licencia social, el municipio de Galán siempre se ha opuesto de manera muy enérgica para que ese proyecto que provenía la quebrada “Chivirití” fuera una realidad. Hoy ese proyecto está en un siniestro jurídico, donde la Gobernación y el PDA tienen con el contratista una reclamación de $4 mil millones y el Ministerio tenía preaprobados $5 mil millones, pero ese proyecto no va salir, porque la población de Galán no va a cambiar de opinión. No hay nada que nos haga pensar que eso vaya a ser distinto”, señaló el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón.

Llamado sancionatorio

A finales del 2017, la Esant, a través de un trámite administrativo, buscó declarar la caducidad del contrato para la construcción del acueducto de Barichara y así solicitar el correspondiente pago de las pólizas de seguro del mismo, al considerar que el contratista incumplió con sus obligaciones y por el presunto mal manejo e incorrecta inversión del anticipo de $3.810 millones girado al contratista para la ejecución de la obra.

A hoy, 23 meses después de haber iniciado el proceso de liquidación del contrato, dicho trámite no ha logrado su cometido, debido a las dilaciones administrativas presentadas por la firma contratista, que entre otras acciones ha recusado en reiteradas ocasiones a las directivas de la Esant. Actualmente la Unión Temporal Agua para Barichara, consorcio encargado de la ejecución del contrato, solicitó la revocatoria directa del trámite de liquidación ante la Procuraduría General, e incluso demandó penalmente a la gerente de la Esant por irregularidades en el contrato del supervisor de la obra.

“En estos momento estamos dando terminación a este proceso administrativo y lógicamente están por adelantado tanto la demanda que interpuso el contratista como la reconvención, que fue la que le aceptaron a la entidad. La molestia de ellos, (contratista e interventor) es porque les estoy cobrando la plata del anticipo, pero como Gerente es mi obligación”, agregó Mónica Monsalve.

Le puede interesar: Insisten en liquidar contrato de acueducto de Barichara

Recursos en ‘jaque’

Según la Esant, la Unión Temporal Agua para Barichara, no ha dado explicación en qué invirtió los $3.810 millones, a pesar de que el contrato no registra ni el cero por ciento de su ejecución.

Por su parte, la defensa de la Unión Temporal Agua para Barichara afirma que si bien el Departamento giró la totalidad del anticipo, el consorcio no retiró todo el dinero de la fiducia.

“De los $3.810 millones, nosotros solo retiramos $1.418 millones de los cuales usamos $600 millones para realizar estudios topográficos de factibilidad de otras alternativas hídricas para abastecer el acueducto, estudios que no eran nuestro deber pero que terminamos haciendo y ahora no nos quieren reconocer”, indicó Lina Duarte, gerente de Agua para Barichara.

Vanguardia pudo conocer que los registros bancarios de la fiducia reportan que en sus cuentas se halla la suma de $2.562 millones, los cuales no fueron entregados a la firma contratista con corte a octubre de 2017.

De los $1.425 millones retirados por el contratista, la Unión Temporal Agua para Barichara devolvió $730 millones, por lo que aún le haría falta por devolver $695 millones.

Agua Para Barichara está compuesta por: Niteku Colombia SAS; PH Constructores y Construcpiedara.

Además: Vía libre a trámite para caducar contrato de acueducto Barichara

Sin liquidación a la vista

Para las directivas de la Esant, debido a que el contrato ya se encuentra siniestrado, toda vez que se cumplió el término de tiempo del acuerdo y no hubo ninguna ejecución de obra, la única alternativa que queda para que se puedan liberar y reinvertir los dineros de la Nación y del Ministerio, es liquidando el contrato y emprendiendo una nueva licitación.

Sin embargo, dicha liquidación no se podrá llevar a cabo sino hasta que el contratista devuelva los $695 millones restantes del anticipo o que un juez de la República lo ordene.

“Hasta que no se liquide el contrato, ya sea que sea que el contratista devuelva el dinero o por la vía judicial, hasta que no se dé ese procedimiento no va a haber cómo liberar los recursos. Yo tengo que liquidar el contrato para poder liberar la plata y poder reinvertir en lo que se quiere, que es la construcción del acueducto para Barichara”, puntualizó Mónica Monsalve.

Actualmente cursa en el Tribunal Administrativo una demanda por parte de la Unión Temporal Aguas de Barichara en contra de la Esant, y una demanda de reconvención (contrademanda de la Esant contra Aguas de Barichara), para tratar de dar solución al conflicto jurídico por el fallido proyecto del acueducto de ese municipio de la provincia guanentina.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad