martes 08 de octubre de 2019 - 5:56 PM

El calvario de una mujer trasplantada que lucha por una cita médica

Adriana Ramírez comenzó su lucha hace 14 años cuando, en su embarazo, adquirió preeclampsia. Hoy lucha por una cita y medicamentos que salven su segunda oportunidad de vida.
Escuchar este artículo

Falta de atención médica oportuna, viáticos para remisión y lograr la autorización de medicamentos, son las principales luchas contra el sistema de salud de un colombiano promedio.

Y es que, si no fuera por la acción de tutela, nuestro derecho a la salud sería aún más violentado y no existiría garantía alguna de recibir la atención que se requiere. Pero, ¿qué pasa cuando ni las tutelas funcionan?

Esta es una lucha que la mayoría hemos tenido que librar al menos una vez en nuestras vidas. En ella se encuentra Adriana Ramírez hace más de tres años.

Hace 14 años, durante su embarazo, adquirió preeclampsia, condición que dañó sus nefronas. A raíz de ello, le surgió nefropatía por IgA, una enfermedad que causa deterioro a los filtros que están dentro de los riñones.

La nefropatía le ocasionó un martirio de siete años. Fue casi una década de tratamientos que terminaron acabando con el funcionamiento de sus riñones. Entonces, tuvo que someterse a hemodiálisis durante 20 meses.

Con todo el daño de sus riñones, su médico tratante la remitió a Medellín en abril de 2012 para iniciar el protocolo de trasplante.

Lea también: ¿Qué significa ser madre de un niño con discapacidad en Bucaramanga?

Estuvo en protocolo durante un mes y, finalmente en agosto de ese año, establecieron fecha para su cirugía. Fue un éxito y se terminó en menos tiempo de lo esperado.

Todo marchó bien durante dos años. Luego de este tiempo comenzaron las negativas para ir a sus controles en Medellín y la entrega de medicamentos, pese a las denuncias y las tutelas interpuestas contra la EPS Coomeva.

“Yo cuento con tutela integral, es decir, me deben cubrir todo y con acompañante. Yo no puedo viajar sola pues el trasplante es una bomba de tiempo. Hoy estoy bien, mañana no”, señala Adriana Ramírez.

Finalmente, la EPS accedió a autorizar nuevamente sus medicamentos, pero esta vez, la fórmula genérica.

Tras una larga lucha judicial, logró remisión a la Asociación de Nefrólogos de Bucaramanga.

Fue uno de los médicos de la Asociación de Nefrólogos quien emitió una nueva orden con la fórmula original del medicamento, argumentando que la genérica no era suficiente para tratar pacientes trasplantados.

Aquí comenzó una nueva lucha. Los viáticos para trasladarse a Bucaramanga siguen siendo negados y los medicamentos con fórmula original brillan por su ausencia.

Los pacientes trasplantados deben evitar las salas de urgencia pues la medicina con la que se tratan son inmunosupresoras, es decir, debilitan las defensas para que estas no ataquen el órgano que se trasplantó.

Le puede interesar: Por primera vez en Santander aplican novedosa técnica para tratar arritmias cardíacas

Por ello, cuando hace un mes presentó una taquicardia inusual acompañada de tos, tuvo que ir a cita prioritaria, en la que su médico la trató como una virosis más, con acetaminofén.

No obstante, Adriana pidió cita con el médico internista para solicitar una vez más sus medicamentos. Petición que fue negada bajo el argumento de que requería ser vista por el nefrólogo de manera urgente.

¿Pero cómo? Por su estado de salud no puede viajar por tierra, ni sola. No posee los recursos para volar de Cúcuta a Bucaramanga, la EPS ya no atiende el llamado de los jueces por las tutelas, y la Superintendencia Nacional de Salud tampoco ha brindado una solución oportuna.

La respuesta de la Supersalud, la semana pasada, fue que Adriana no había llevado sus papeles para solicitar los viáticos. Pese a haberlo hecho, volvió a realizar el proceso. La respuesta entonces, por parte de la EPS y de la Supersalud, fue que no hay viáticos disponibles.

El sábado, viendo su estado de salud empeorado, volvió a una cita prioritaria, le hicieron una radiografía de tórax y un examen de PCR. El resultado: infección respiratoria.

Ahora, Adriana es una de las tantas personas trasplantadas de Colombia que viven su día a día librando luchas judiciales para hacer valer su derecho a la salud y a una vida digna.

“Si no sobrevivo a esta lucha, ¿mañana quién va a responder por mí? ¿Quién le va a responder a mi familia si yo falto? ¿Hasta dónde vamos a llegar como colombianos si el gobierno no quiere entender que somos importantes?”, concluye.

Esto dice Coomeva

Coomeva EPS dijo a Vanguardia que se encuentran verificando la información para dar una solución a las inquietudes de la usuaria en los próximos días.

Esto dice la Supersalud

La Supersalud, por su parte, explicó que está adelantando las actuaciones administrativas correspondientes para establecer los servicios que requiere la paciente. A su vez, señaló que ya se emitieron las instrucciones administrativas correspondientes para establecer la solución puntual de este caso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad