viernes 05 de junio de 2020 - 2:27 PM

Médico santandereano diseña cápsula para hospitalizar a pacientes con enfermedades como el COVID-19

La cápsula de bioseguridad, llamada Sion, ha sido diseñada con el fin de aislar a pacientes contagiados de enfermedades tan peligrosas como el COVID-19, tuberculosis, meningitis y hasta el ébola.
Escuchar este artículo

Con el fin de mantener seguro tanto al paciente, que padece enfermedades como el coronavirus, meningitis, tuberculosis u otros virus de alto contagio, como al personal de salud, el neurocirujano santandereano y profesor del programa de Medicina de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, William Omar Contreras pensó en la posibilidad de crear una cápsula de bioseguridad para hospitalización.

“Todos los días los profesionales médicos nos enfrentamos a diferentes patógenos altamente contagiosos por los que debemos aislar una habitación entera, y para entrar debemos usar unos trajes y elementos de protección especiales, corriendo el riesgo de infectarnos. Además del coronavirus van a venir nuevas enfermedades y tenemos que estar preparados”, menciona el médico.

Por esta razón y en compañía de un ingeniero industrial se puso en la tarea de diseñar a Sion, un habitáculo cerrado al ambiente por medio de un domo, de material transparente, que permite aislar al paciente sin perderlo de vista.

Médico santandereano diseña cápsula para hospitalizar a pacientes con enfermedades como el COVID-19

Lea también: Después de la tormenta: Así fue como cuatro personas derrotaron el coronavirus en Santander.

“Invité a este proyecto al ingeniero industrial Efraín Guerrero Carrera. Esta idea se necesitaba construir sobre otras ideas previas para lograr un producto con el diseño y que juntara en una sola idea todos los intentos que se han hecho para aislar este tipo de pacientes. Por ejemplo, las cápsulas que solo cubren la cara o el tórax olvidan que el paciente está contagiado en su totalidad y que debe aislarse todo su cuerpo”, relata el neurocirujano.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, este virus se transmite principalmente a través de las gotículas generadas cuando una persona infectada tose, estornuda o respira. Estas gotículas son demasiado pesadas para permanecer suspendidas en el aire y caen rápidamente sobre el suelo o las superficies.

Por ello, los trajes de protección y otros implementos de bioseguridad se han convertido en el accesorio que a diario deben usar quienes trabajan en hospitales y clínicas de todo el mundo para poder darle la atención necesaria a los pacientes contagiados.

“Está claro que el paciente necesita aislarse y que es altamente contagioso no sólo por la vía aérea sino en todo su cuerpo. Lo que hay que hacer es mantenerlo aislado de los demás pero sin dejar de verlo y con la posibilidad de intervenirlo sin poner el riesgo a los demás, pues médicos, enfermeras y demás profesionales de la salud son muy valiosos para la sociedad, por eso pensé en la cápsula”.

Médico santandereano diseña cápsula para hospitalizar a pacientes con enfermedades como el COVID-19

Sion se adapta a una cama convencional de cuidados intensivos o de hospitalización y viene con camilla y colchón. El domo se cierra herméticamente en una base sólida con un sistema de cierre de arandelas, esta base permite incluso la elevación de la cabecera hasta 30 grados, lo cual es importante en cuidado intensivos.

“No existe una cápsula semejante en el mundo, la que más se parece está hecha de plástico para transportar al paciente, pero no hay ninguna para hospitalización. Sion sirve tanto para el traslado, como para hospitalización y si se quisiera, aunque suene duro, hasta para despedir a un paciente fallecido, pues es transparente”, revela el médico y docente santandereano.

Lea además: 475 casos de violencia intrafamiliar se han registrado en Santander durante el aislamiento.

Además se puede abrir lateralmente si se desea cambiar la posición del paciente. Una función que además permite al personal de salud realizar procedimientos de emergencia sobre él, y que luego de la intervención se cierre herméticamente a través de enganches de fijación.

De acuerdo con el neurocirujano, la cámara es esterilizable, desinfectable, reciclable y reutilizable, además de contar con luz ultravioleta.

Por el momento, se tienen los diseños y los planos del invento, que se encuentra también en estudio preliminar de patente realizado por TM Tamayo Patents & Trademarks.

“Es interesante dar a conocer esta idea para que la gente y sobre todo la comunidad científica se interese y nos apoye, pues aún en este país es muy difícil innovar y producir algo, precisamente por falta de apoyo. Pretendemos sacar las cápsulas así sea con nuestro propio dinero para que tengamos eco y logremos sacarlas adelante”, puntualizó Contreras.

Hasta la fecha, la enfermedad causada por el Sars-CoV-2 ha dejado cerca de 382 mil muertes y más de 6,4 millones de contagios en todo el mundo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad