lunes 08 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Coliseos y parqueaderos se usarán en la segunda fase de vacunación

“La gran inquietud que tenemos es la Semana Santa. Va a ser un periodo en el que la gente va a volver a tratar de juntarse, vamos a volver a tener efectos de contagio si no mantenemos una disciplina”, aseguró el ministro de Salud.
Escuchar este artículo

Fernando Ruiz llevaba apenas tres días de haberse posesionado como ministro de Salud cuando tuvo que anunciarle al país junto con el presidente Iván Duque que fue detectado en Colombia el primer caso de coronavirus.

A pesar del fuerte impacto que ha tenido la pandemia en nuestro territorio, ha logrado mantener la confianza de los colombianos, al punto de que, en los estudios de favorabilidad, es el funcionario mejor calificado del gobierno Duque.

Un año después, viendo las cosas en retrospectiva, el ministro reconoce que por falta de información en ese momento, algunas cosas se pudieron haber hecho mejor, pero destaca otras en las que nuestro sistema de salud tuvo una muy buena capacidad de reacción.

Además: COVID-19: ABC de la futura vacuna en Colombia

En entrevista con Colprensa, habla sobre el ritmo en que se aplican las vacunas, que espera acelere significativamente en las próximas semanas. También sobre un posible tercer pico de contagios y el riesgo que representan las nuevas cepas de coronavirus. Además, sobre el uso de coliseos y parqueaderos para la vacunación.

En este año que llevamos con la pandemia, ¿qué cree que hicimos bien?

Creo que la capacidad que ha tenido el sistema de adaptarse, de crecer en toda la dotación de elementos de protección personal, y que aún cuando hemos tenido dificultades, hemos tenido un acopio amplio de medicamentos para atender la pandemia en entornos muy complejos.

¿Y en qué cree usted que fallamos?

Yo diría que en donde hemos tenido mayores dificultades es en los temas que tienen que ver con la carencia de evidencia suficiente para tomar decisiones. Por ejemplo, el uso del tapabocas hubiera sido ideal haberlo recomendado permanente desde el principio. Pero al principio toda la evidencia indicaba que solo se recomendaba para los enfermos.

Con lo que se sabe ahora, hubiera impuesto una cuarentena tan estricta al principio de la pandemia? ¿Repetiría ese tipo de medida?

Sí, la repetiría. Logramos cortar la cadena de transmisión de una manera rápida. Los países que no lo hicieron en general han tenido una mayor tasa de mortalidad por población. Yo creo que se logró aplicar en el momento adecuado. Nosotros teníamos la expectativa incluso de hacer otras medidas de cuarentena cuando fuera creciendo el pico, yo creo que hubiera sido ahí sí un error, en tanto que esto hubiera terminado por matar completamente la economía.

¿Qué cree que nos ha revelado el COVID-19 sobre el sistema de salud? ¿Cree que estamos mejor de lo que pensábamos?

Yo he tenido sorpresas. Por ejemplo, en términos de adaptabilidad del sistema de salud. Yo nunca me imaginé que en el sistema de salud pudiéramos avanzar tanto en telemedicina, en consulta domiciliaria, por ejemplo. Multiplicamos prácticamente por 10 las consultas domiciliarias a nivel nacional. Obviamente también tuvimos dificultades en algún momento como las limitaciones que hay en algunas regiones del país con menor capacidad que otras regiones.

$!Coliseos y parqueaderos se usarán en la segunda fase de vacunación

Sobre el tema de vacunas, usted dijo que el sistema puede llegar a aplicar unas 100 mil diarias. ¿Estamos colgados con esa meta? Porque estamos alrededor de 20 mil al día. ¿Dónde está el cuello de botella?

El cuello de botella en este momento está en la disponibilidad de la vacuna realmente, porque hemos tenido números relativamente pequeños para arrancar. En la medida en que lleguen números más grandes, ya para la semana entrante ya no vamos a estar hablando de 50 mil o 100 mil vacunas, sino probablemente de millones de vacunas. Ahí vamos a poder ver realmente la capacidad real que podríamos tener y la velocidad a la que podemos crecer porque en este momento tenemos claramente todavía una capacidad instalada de aplicación que no estamos utilizando.

La expectativa es aplicar bastante más que 100 mil, yo creo que deberíamos aplicar cerca de las 200 mil vacunas diarias, y eso nos implica un crecimiento extramural porque en la segunda fase seguramente vamos a tener que empezar a aplicar por fuera de los servicios de salud.

¿Está hablando de grandes espacios en donde haya vacunación masiva?

Masiva en términos de infraestructura. En coliseos, parqueaderos. Especialmente con la población más joven, que tiene menor riesgo de sufrir enfermedad grave. Esta etapa inicial, con las personas adultas mayores y las etapas uno y dos son de mayor cuidado en ese sentido.

Pero hay departamentos en los que el porcentaje de vacunación incluso frente a lo que se ha entregado es bajo, incluso del 10% o menos. ¿Han hablado con las entidades territoriales para ver qué está pasando?

Nosotros tenemos un Puesto de Mando Unificado, que hacemos todos los viernes, donde revisamos la situación con cada departamento. La realidad es que es un poquito engañoso en estos primeros días, porque en el primer día las vacunas se entregan a Bogotá y Cundinamarca, básicamente; el segundo día se entregan a los departamentos con mayor población, Antioquia, Valle del Cauca, Santander y otros departamentos, Atlántico, y el tercer día se entrega al resto de departamentos.

Lea también: Chile e Israel: fórmulas exitosas de vacunación contra COVID-19

Entonces, usualmente, cuando se mide la estadística los departamentos que tuvieron la vacuna primero tienen una ventaja inicial, pero también es cierto que en departamentos con alta ruralidad y poblaciones muy dispersas, la velocidad va a ser necesariamente más baja.

Pero nos han sorprendido algunos también. Por ejemplo, Amazonas, en este operativo de campo que se está haciendo, va a una velocidad muy satisfactoria.

$!Coliseos y parqueaderos se usarán en la segunda fase de vacunación

¿Qué esperan de ese experimento que se está haciendo en Amazonas de vacunar a toda la población?

Los bloqueos epidemiológicos son una práctica común en vacunación. Se usan mucho por ejemplo cuando hay personas que llegan con sarampión, se bloquea una zona completa y se vacuna a las personas. Lo que buscamos aquí es tratar de reducir la circulación dentro del Amazonas y al interior del país de las cepas, especialmente de la cepa brasilera, que puede tener una mayor tasa de contagio, proteger esta caída en el contagio que estamos experimentando en estos días, mientras avanza todo el proceso de vacunación.

Afortunadamente estamos en una etapa de bajo número de contagios, pero se teme que llegue pronto un tercer pico. ¿Creen que se puede dar pronto o que con la vacunación y las medidas de control se logre reducir?

Yo creo que no podemos tener falsas expectativas. La vacunación no va a ser la estrategia para evitar un tercer pico, porque realmente los números a los que está creciendo la vacunación tanto en Colombia como en Europa o en otros países no van a ser suficientes. Para lograr eso, tendríamos que tener vacunado 70 por ciento de la población. De manera que aquí la recomendación es mantener las medidas de tapabocas, de lavado de manos, de distanciamiento físico. Es importantísimo mantener esas medidas a lo largo del presente año.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad