lunes 31 de enero de 2022 - 12:00 AM

El 85,1% de los hogares de Bucaramanga no tiene posibilidades de ahorrar

A través de la historia de Margarita García Ramos, una vendedora de ayacos, Vanguardia les presenta las recientes cifras de la Encuesta de Pulso Social del Dane.

El 8,7% de los hogares del área metropolitana de Bucaramanga son pesimistas sobre el futuro de la economía del país. Así los reveló el Dane en su reciente ronda de la Encuesta de Pulso Social, correspondiente a diciembre.

Entre ese porcentaje se encuentra Margarita García Ramos, quien trabaja en la cooperativa Coayacol, que agremia a nueve vendedores de ayacos en Bucaramanga.

“No sabemos cómo será el futuro económico del país, pero lo cierto es que la crisis apenas empieza. Todo está caro”, comenta Margarita, mientras atiende a un joven, quien se sentó en una silla de plástico para esperar su ayaco y un vaso de aguapanela fría.

Este pesimismo se ve reflejado en el Indicador de Confianza del Consumidor, que viene bajando en Bucaramanga. Pasó de 42,7% a 41,3% en el último trimestre del 2021.

47.035 familias consideran que la situación económica de su hogar dentro de 12 meses comparada con la actual será peor, según el Dane.

Es martes de 25 de enero. A las 7:10 de la noche Margarita abre una bolsa donde está una cava de icopor con los ayacos. Para ella esto es una tradición.

“Trabajo en este oficio desde cuando el ayaco costaba $75 hace por lo menos 30 años. He conservado la tradición de mi madre y mi hermana mayor. Ahora lo vendemos desde $4.500 hasta $6.500”, explica. De fondo se escucha el ruido del freno de las motos que se acercan a la esquina de la carrera 15 con calle 37, en pleno centro de la ciudad.

Margarita dice que han hecho malabares para poder sostener la venta de este alimento tradicional de Bucaramanga por el alza de precios en la canasta familiar debido a la inflación.

Lea: Estas son las 32 propuestas para fortalecer y mejorar el empleo juvenil en Santander

El 58,1% de los hogares bumangueses afirma que hoy la situación económica del país comparada con la de hace 12 meses es peor.

“Entre el 2020 y 2021 no le subimos por la pandemia, lo mantuvimos en $4.000. Ahora le subimos $500, pero con ese incremento nosotros perdemos porque los productos en el mercado están costosos”, explica Margarita.

Mientras atiende a otro joven montado en su moto, hace cuentas. Por ejemplo, un paquete de cebolla ahora le cuesta $2.000, los condimentos están más caros, al igual que la mazorca; el pollo ha subido cinco veces desde noviembre del año pasado y la carne ni hablar. “Si uno saca cuentas en promedio cada producto para hacer los ayacos subieron entre $2.000 y $3.000”.

La estrategia de esta cooperativa es explicarles a sus clientes que por la carestía, les ha tocado subir el precio de los ayacos.

Este alimento se hace con maíz, cerdo, pollo, arveja, arroz, ajo, cebolla, entre otros.

“Pero hay personas que se enojan, y hay otros que son muy amables y entienden la crisis de precios que atraviesa el país. Incluso, tenemos que hacerles entender que eso no es cuestión de nosotros, sino de la situación económica. Lo que vivimos es una crisis económica”, relata.

La comerciante cree que orando mucho se podrá afrontar la inflación.

“La subida de los precios nos está afectando. Ahora nos vamos a las 9:00 de la noche, antes nos quedábamos hasta las 10:00 de la noche. El porqué, la gente se guarda temprano y no se ve con dinero. Ya no hay plata para comprar y lo poco que hay es para ahorrar. Esta inflación ha afectado el bolsillo”.

$!El 85,1% de los hogares de Bucaramanga no tiene posibilidades de ahorrar
458.934

familias, es decir, el 85,1% de los hogares de Bucaramanga no tiene hoy posibilidades de ahorrar alguna parte de sus ingresos.

Considera que por el poco dinero para ahorrar impacta de forma negativa las ventas. “Si alcanza para una cosa, no alcanza para otra. Que si le alcanza para un ayaco, ahora no le alcanza para dos. Por ejemplo, ahora vendo un ayaco para dos personas, antes eran dos y llevaban para la casa”, narra Margarita, mientras le dice a un par de señoras que sigan para atenderlas sobre el andén de la carrera 37.

Lea: Subir la tasa de interés para controlar la inflación: el gol del Banco de la República

203.680 jefes o jefas de hogar manifestó que en los últimos siete días ha sentido preocupación o nerviosismo, a raíz de la situación económica.

Cuando se le pregunta por el negocio, responde: “Acá seguimos en la lucha, porque si no resistimos, nos tocará cerrar”.

Margarita da varios pasos para decirle a su ayudante que le ofrezca un vaso de aguapanela a un cliente que pasa cuchara tras cuchara del ayaco.

En cuanto a las ayudas monetarias del Gobierno, dice que no han recibido, pero solamente han tenido el apoyo de la Alcaldía para mantener la cooperativa, en la que trabajan dos hombres y siete mujeres, todos cabeza de hogar.

Ella afirma que con la venta de ayacos muchas familias han levantado a sus hijos, pero que el negocio peligra por el alza de precios de los productos que se usan para cocinar los ayacos y por el freno en el consumo.

“Joven, ¿qué se le ofrece?”. “Me da dos ayacos para llevar”. Así termina esta conversación.

El 6,2% de los hogares de la ciudad no tiene ingresos, ni para ahorrar ni para invertir en los próximos meses.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Miguel Orlando Alguero

Periodista económico en Vanguardia. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. De La Guajira.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad