viernes 26 de agosto de 2022 - 10:30 AM

Así va el pulso de la reforma agraria: repartición de la tierra y división entre ganaderos y agricultores

Mientras la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) ve positiva una redistribución de la tierra, para la Federación de Ganaderos esto “no sacará a nadie de la pobreza”.

“La tierra ha sido causa, consecuencia y botín del conflicto armado colombiano”, así se lee en el informe de empalme del sector agrario, el cual indica que el 10% de los propietarios del país ocupa siete veces más tierra de lo que debería si existiera un escenario de igualdad.

Precisamente, esa “inequidad” es la que el gobierno de Gustavo Petro propone acabar por medio de una reforma agraria, idea que ya generó reacción desde el sector.

“¿Qué es riqueza y cómo se crea? Estamos planteando la necesidad de crear riqueza en Colombia. No solo distribuir lo que existe, que es muy pobre, sino cómo crear riqueza (...) Esto comienza con una reforma agraria. Porque la primera actividad productiva es la agricultura. Si no hay una producción agraria eficaz, el proceso subsiguiente de construcción de la industria se puede frenar”, dijo el mandatario durante su intervención en el pasado Congreso de la Andi.

Según él, en el país no se hace una reforma de este tipo “desde hace décadas”, pues las últimas tres se fijaron por medio de la Ley 200 de 1936 (primera administración de Alfonso López Pumarejo), conocida como el Proyecto de Ley sobre Tierras; la Ley 135 de 1961 (administración de Alberto Lleras Camargo); y la Ley 60 de 1994 (administración de Ernesto Samper).

En este sentido, Cecilia López, ministra de Agricultura, ha hecho varios pronunciamientos polémicos en cuanto a los componentes que llevaría dicha reforma, como la redistribución de la tierra, el catastro multipropósito y el reemplazo de las importaciones de algunos alimentos.

El Colombiano consultó con diferentes gremios del sector para conocer sus posiciones al respecto.

Sobre tierras improductivas

Quizá una de las propuestas que generó más división fue la de tierras improductivas, pues López señaló que aquellas que “no están siendo utilizadas como toca podrán ser compradas por el Estado para distribuirlas en los sectores productivos que no la tienen”.

Sobre esto, Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), expresó que es “sano” que se busque garantizar la propiedad de la tierra a quienes no la tienen, pero consideró que también se debe asegurar la seguridad jurídica de aquellos que la poseen legítimamente.

Reforma agraria: sobre la repartición de la tierra y la división entre ganaderos y agricultoresMientras la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) ve positiva una redistribución de la tierra, para la Federación de Ganaderos esto “no sacará a nadie de la pobreza”.Según el Dane, el 41,2% de las áreas sembradas en Colombia corresponden a cultivos agroindustriales. Foto: Edwin BustamanteSegún el Dane, el 41,2% de las áreas sembradas en Colombia corresponden a cultivos agroindustriales. Foto: Edwin Bustamante ECONOMÍA SECTORES ECONÓMICOS AGRICULTURA MINISTERIO DE AGRICULTURA PRODUCCIÓN AGRÍCOLAALEJANDRA ZAPATA QUINCHÍA | PUBLICADO HACE 8 HORAS “La tierra ha sido causa, consecuencia y botín del conflicto armado colombiano”, así se lee en el informe de empalme del sector agrario, el cual indica que el 10% de los propietarios del país ocupa siete veces más tierra de lo que debería si existiera un escenario de igualdad.

Precisamente, esa “inequidad” es la que el gobierno de Gustavo Petro propone acabar por medio de una reforma agraria, idea que ya generó reacción desde el sector.

“¿Qué es riqueza y cómo se crea? Estamos planteando la necesidad de crear riqueza en Colombia. No solo distribuir lo que existe, que es muy pobre, sino cómo crear riqueza (...) Esto comienza con una reforma agraria. Porque la primera actividad productiva es la agricultura. Si no hay una producción agraria eficaz, el proceso subsiguiente de construcción de la industria se puede frenar”, dijo el mandatario durante su intervención en el pasado Congreso de la Andi.

Según él, en el país no se hace una reforma de este tipo “desde hace décadas”, pues las últimas tres se fijaron por medio de la Ley 200 de 1936 (primera administración de Alfonso López Pumarejo), conocida como el Proyecto de Ley sobre Tierras; la Ley 135 de 1961 (administración de Alberto Lleras Camargo); y la Ley 60 de 1994 (administración de Ernesto Samper).

ImageCOLOMBIAMinistra de Agricultura de Petro exigió frenar las invasiones de tierrasEn este sentido, Cecilia López, ministra de Agricultura, ha hecho varios pronunciamientos polémicos en cuanto a los componentes que llevaría dicha reforma, como la redistribución de la tierra, el catastro multipropósito y el reemplazo de las importaciones de algunos alimentos.

EL COLOMBIANO consultó con diferentes gremios del sector para conocer sus posiciones al respecto.

Sobre tierras improductivas

Quizá una de las propuestas que generó más división fue la de tierras improductivas, pues López señaló que aquellas que “no están siendo utilizadas como toca podrán ser compradas por el Estado para distribuirlas en los sectores productivos que no la tienen”.

Sobre esto, Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), expresó que es “sano” que se busque garantizar la propiedad de la tierra a quienes no la tienen, pero consideró que también se debe asegurar la seguridad jurídica de aquellos que la poseen legítimamente.

“Hay que darle espacio a la ministra para que pueda afinar lo que se va a llevar en la reforma. Y también habrá que precisar qué es lo que se considera jurídicamente tierra productiva o improductiva”, afirmó Bedoya.

Y agregó que estas propuestas deben ir de la mano con otros aspectos como asistencia técnica, conectividad digital y carreteras.

“Sabemos que para todo esto se requiere chequera. Y a propósito de la discusión de la tributaria, qué bueno que en la programación de inversión de estos recursos estuviera asignada una porción para dos propósitos: la dotación de bienes públicos para la ruralidad y la lucha contra el hambre”, expresó Bedoya.

Ganaderos, ¿preocupados?

Uno de los sectores que se ha mostrado más preocupado por una reforma agraria es la ganadería, pues la ministra de Agricultura ha dicho que “buena parte” de las tierras dedicadas hoy a esa actividad pasarían a la producción agrícola.

“Un millón de familias campesinas tienen menos tierra que una vaca. De 15 millones de hectáreas con vocación ganadera, se están explotando 34 millones”, dijo López.

Al respecto, José Félix Lafaurie, presidente de Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), mostró sus inconformidades.

“¿Por qué los gobiernos se obstinan en que la causa de la pobreza rural es la concentración de la tierra, cuando la causa real es el abandono secular del Estado? ¿Es improductiva una tierra en la que pasta, en promedio, menos de una vaca por hectárea? No necesariamente. Puede ser muy productiva agrológicamente y, en ese caso, lo que está es subutilizada, pero muchas veces se trata de tierras de baja fertilidad”, expresó Lafaurie.

Sin embargo, no todos los gremios de este sector se han mostrado en oposición. Felipe Pinilla, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (Analac), consideró que primero hay que darle un tiempo a la ministra para que demuestre si estas propuestas efectivamente funcionarán.

“Nos parece positiva la intención de aprovechar más el potencial que tiene Colombia para producir alimentos, pero se necesita una mayor claridad sobre qué se avecina para el agro en estos cuatro años. Necesitamos un mensaje claro del Gobierno sobre cómo se va a garantizar y proteger los derechos de propiedad y, en caso de conflicto, de cómo se dará ese diálogo”, sostuvo Pinilla.

Y agregó que el gremio de productores de leche tiene “toda la disposición e interés para participar en espacios de discusión con el gobierno”.

Nuevo catastro, ¿una deuda?

Además de todo esto, el gobierno se ha planteado implementar el catastro multipropósito que ha estado pendiente desde el Acuerdo de Paz.

La tarea no es fácil. Según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), el 51,72 % del territorio colombiano se encuentra con desactualización catastral. (Ver gráfico). Y esto quiere decir, en pocas palabras, que ese porcentaje del territorio no cuenta con información veraz sobre sus funciones y características.

Frente a esto, la ministra López dijo que acelerará el catastro multipropósito para el plan de compra de tierras, pero fue enfática en que ningún predio se seleccionará “a dedo” para que sea vendido al Estado.

$!Así va el pulso de la reforma agraria: repartición de la tierra y división entre ganaderos y agricultores
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad