lunes 17 de febrero de 2020 - 5:50 PM

¿Qué sucedió en la “ceremonia de sanación” que dejó cerca de 20 intoxicados en Santander?

Un “ritual de sanación” provocó la intoxicación de aproximadamente 20 personas en Santander. Los organizadores del evento fueron detenidos y serán judicializados.
Escuchar este artículo

Fuertes ruidos extraños, gritos, lamentos y pedidos de auxilio provenientes de una finca interrumpieron el sueño de los habitantes de la vereda Capellanía del municipio de Pinchote, ubicado a 107 kilómetros de Bucaramanga, en la madrugada del pasado domingo.

Sin tener certeza de lo que sucedía, los vecinos alertaron de la situación a miembros de la Policía que arribaron hacia 5:00 a.m.

Al llegar al predio, los uniformados se encontraron con una concentración de personas. “Varias estaban trasbocando y otras convulsionando”, aseguró el mayor del Distrito de Policía San Gil, Luis Carlos Torres Bareño.

Lea también: Policía interrumpió ritual de sanación en el que resultaron 30 personas intoxicadas en Santander.

Tras observar esta situación, se solicitó el apoyo de ambulancias y bomberos para trasladar a los afectados hacia el Hospital Regional de San Gil donde recibieron atención médica.

Según la Policía, los organizadores del evento confesaron que inhalaron una sustancia vegetal. “En el lugar de los hechos se encontraron varias sustancias, entre ellas excremento de bovinos, pegante (bóxer) y material vegetal que habría sido consumido por los asistentes. Esto les ocasionó lesiones”.

Los cuatro responsables del ritual fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la Nación por el delito de lesiones personales. Se adelantan los procedimientos de legalización de captura e imputación de cargos.

¿En qué consiste la ceremonia?

Cecilia León Ayala, psicóloga y defensora de Derechos Humanos, fue una de las participantes al ritual. Afirmó que desde hace cinco años asiste a este tipo de eventos donde se usa medicina indígena como yagé o yopo, en diferentes regiones del país como Medellín, Putumayo y Santander.

La mujer explicó que para este caso se trataba de una ceremonia dirigida por un nativo de los llanos venezolanos que ha liderado eventos en municipios como Barichara y San Gil. En esta oportunidad se empleó yopo. “Es una semilla que se raspa y queda un polvillo que se muele y se aplica en la nariz”.

Lea también: Más de cinco mil dosis de drogas fueron incautadas durante una persecución en Bucaramanga

León Ayala asegura que el efecto que produce esta práctica consiste en un proceso de introspección. “Permite hacer un proceso de regresión de los días y las memorias de las personas. También sirve para depresiones y tratar adicciones fuertes”.

La mujer considera que pese a los síntomas que registraban las personas, no se trató de una intoxicación, tal y como lo afirmaron las autoridades. “La diarrea y el vómito es algo normal con este tipo de medicinas, al otro día ya uno amanece bien. Hay gente que ni siquiera vomita, eso depende de lo que tenga cada uno. El yopo entra a atacar lo que está mal en el cuerpo a nivel digestivo, es un proceso normal. Al otro día se prepara otra bebida indígena, con plátano, panela y almidón de yuca, es como una proteína y no pasa nada”.

Sobre lo sucedido, Cecilia León criticó el operativo policivo al señalar que pusieron en riesgo la vida de los participantes. “Llegaron con muy mala actitud, pudieron causarle graves problemas a la gente porque sacar a alguien de un proceso de esos es como sacar a alguien de una regresión de manera abrupta. Puede generar daños a la psiquis”.

Le puede interesar: Drogas y pandillas: Flagelos que reclutan a menores en Santander.

León detalló que a la finca llegaron de forma agresiva unos 40 policías una hora después de iniciada la ceremonia. “Nos maltrataron y echaron gases. Todo lo partieron, lo quemaron, cobijas, zapatos. Se perdió una bicicleta, una cámara y una cartera. Nos pedían el nombre de expendedores de bazuco, nos decían que éramos unos consumidores”.

La mujer aseguró que recibió golpes en la cara y que se encuentra hospitalizada por un fuerte dolor en las costillas que le impide respirar normalmente. “Estoy esperando que me entreguen la historia clínica para dirigirme a la Fiscalía e instaurar una denuncia por lesiones personales, abuso de autoridad e invasión a la propiedad privada. Esa finca es de un tío que se la alquiló a la persona que realizó el evento. Los policías llegaron fue a maltratar”.

Rituales clandestinos

Respecto a este caso, la secretaria de Salud de Santander, María Eugenia Triana Vargas, expresó preocupación ante el “consumo de medicamento, alucinógeno o productos que no tengan los registros y la autorización para ser autorizados”.

La funcionaria aseguró que dentro del proceso judicial que se inició se determinará si se trató de una sustancia ilegal. “La investigación la tomó la Fiscalía y la Policía, para conocer qué tipo de sustancia aspiraron las personas que estuvieron presentes allí. Estamos esperando los resultados de qué tipo de producto consumieron, para los efectos judiciales”.

Lea también: “Falso chamán” santandereano fue condenado por abuso sexual.

Triana Vargas precisó que fueron 17 personas las que recibieron atención médica. “Les aplicaron sueros y el tratamiento que requerían. Les tomaron exámenes para saber los efectos hepáticos que pudieron sufrir. Ya se les dio egreso”.

Admitió, además, que este tipo de rituales se venían realizando clandestinamente en diferentes municipios. “En esta ocasión la Policía atendió el llamado de los vecinos que vieron que este ritual se estaba efectuando. Las personas que participaban provenían de diferentes regiones del departamento”.

Sobre los dos menores de edad que fueron hallados en el predio, la funcionaria aseguró que los niños de 5 y 10 años, “no habrían ingerido esos productos. Estaban en ese lugar acompañando a su mamá”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad