martes 17 de febrero de 2015 - 12:01 AM

Denuncian politización del ICA en Santander

La entidad que se encarga de la sanidad agropecuaria del país, estaría siendo manejada en Santander con intereses políticos.

Pese a que el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, es una de las entidades del Estado cuya misión es netamente técnica debido a que se encarga de velar por la sanidad agropecuaria del país, el manejo que se le estaría dando en Santander correspondería a intereses políticos.

Vanguardia Liberal conoció las denuncias de varios exfuncionarios de la seccional departamental de esa entidad, que señalan que pese a que llevaban años desempeñando sus cargos “sin queja alguna”, habrían salido en enero debido a que el manejo político fue reasignado tras las elecciones del año pasado.

Los testimonios recopilados por esta redacción incluyen desde veterinarios, hasta integrantes de la parte operativa y administrativa de ese despacho, quienes aseguraron que “el aviso que nos dieron fue que no volvíamos a trabajar porque no éramos de la cuerda política del que llegaba”.

Según los denunciantes quienes pidieron la reserva de su nombre por temor a represalias, la directriz política de esa entidad quedó a cargo de la representante a la Cámara, Lina Barrera.

“Yo llevaba cuatro años desempeñándome en el cargo, entré por mérito propio y a mí jamás me dieron a conocer una queja sobre mi labor. Cuando fui en enero para preguntar cuándo firmaba el nuevo contrato me dijeron que no me lo iban a renovar, me explicaron lo del cambio político y que si quería continuar hablara con la congresista Lina Barrera; yo no accedí porque me pareció humillante esa situación y desde que iniciamos el año estoy desempleado”, aseguró otro de los denunciantes.

Iguales fueron las versiones de varias personas consultadas, quienes además señalaron que la salida de ellos puso en riesgo la operatividad del ICA, en vista de que los cambios fueron tantos que ni siquiera existió empalme y la entidad tuvo que empezar “prácticamente de cero” mientras existía una capacitación.

Y es que de casi 60 funcionarios que están vinculados a la entidad por contratos de prestación de servicios, fueron desvinculados un total de 34, lo que habría dejado al ICA con una planta de personal novata en su mayoría respondiendo por tareas con un grado de especificidad alto.

“Mi labor era de veterinario, llevaba cinco años y conocía todo lo necesario. Me cambiaron y nunca supe porqué, excepto que ahora el manejo político es de Lina Barrera. Más adelante escuché que estaban diciendo que los que habíamos salido era por hacer mal nuestro trabajo cuando eso no es así. Jamás, y eso lo pueden mirar en mi hoja de vida, recibí un llamado de atención por inconformidad con mis servicios”, precisó otro de los denunciantes.

A las denuncias de los exfuncionarios del ICA se han sumando las de los usuarios de sus servicios, quienes en lo corrido del mes en las páginas de este diario han revelado que trámites tan básicos como la expedición de documentos para transportar ganado, bovinos, ovino y porcinos, se están prestando con traumatismos.

“Desconozco la situación”

Tras la serie de señalamientos hechos en su contra, la representante a la Cámara por el Partido Conservador, Lina Barrera, se pronunció y aseguró que no son ciertos.

“No conozco ese tipo de denuncias. Hasta donde tengo entendido, el ICA es una entidad inmensamente técnica en la que trabajan ingenieros agrónomos y veterinarios, no tengo ni he tenido que ver en contrataciones de ningún tipo”, afirmó la Congresista.

No obstante, Barrera aseguró que en el marco de su ejercicio político sí han llegado personas a pedir su recomendación para entrar a un cargo en diferentes entidades públicas.

“A mi oficina llega mucha gente a pedir recomendaciones como en la oficina de cualquier político y uno simplemente lo que hace es visitar las entidades para llevar las hojas de vida, pero cada entidad de acuerdo a sus procedimientos estudia los perfiles, si cumplen los requisitos los contratan y si no, pues no” .

Al ser preguntada por esta redacción acerca de si ha recomendado personal para el ICA, indicó que no, y sobre el porqué la están señalando de estar detrás de la salida de empleados, aseguró: “eso toca que se lo pregunte al Gerente porque sus motivos tendrá para que no les haya renovado el contrato a esas personas”.

Por su parte, Adalberto Tarazona, gerente (e) del ICA en Santander, aseguró que esas declaraciones son “calumnias” y explicó que “los cambios que se hicieron fue porque el personal no estaba cumpliendo con sus funciones. Tenemos los informes por escrito de situaciones que no se debían presentar”.

“Yo soy un técnico y estoy en este cargo provisional como técnico, a nosotros que nos saquen de los manejos políticos”, precisó.

En eleciones habría existido presión

Las denuncias sobre el presunto manejo político del ICA en Santander fueron más. Vanguardia Liberal conoció diferentes correos electrónicos que se enviaron a cuentas de funcionarios de esa entidad por parte de Alexandra Álvarez Delgado, asistente del actual concejal por Opción Ciudadana Diego Fran Ariza y de la oficina de contratación de la Alcaldía de Bucaramanga, en los que citaba a reuniones políticas.

En los correos, de los que tiene copia esta redacción, existen dos sitios de reunión. Por una parte estaba reseñada la oficina del concejal y por otra una oficina ubicada en el piso 11 de la Cámara de Comercio.

El objetivo en común para las citaciones era “entregar información importante” y “brindar planes de trabajo”.

Al ser consultados sobre las reuniones, los exfuncionarios aseguraron que los “obligaron” a hacer campaña en las elecciones de marzo del año pasado a favor del actual senador, Jaime Durán, y del representante a la Cámara, Édgar Gómez Román.

“A través del concejal Ariza y de Didier Tavera, nos decían que teníamos que ir con listas de cédulas, llevar al menos 200 personas, hacerles campaña y todo lo hacíamos porque teníamos miedo de que nos quitaran el contrato”, explicaron los denunciantes.

Vanguardia Liberal indagó las versiones de los denunciados y todos coincidieron en asegurar que desconocíen el ICA y que no sabían el manejo que se le daba.

“Yo no tengo conocimiento de eso. Lo único que conozco del ICA es que estaba un gerente que se llama Juan Carlos Reyes, lo único que supe fue que lo sacaron, de resto nada sé. No conozco los correos, ni los funcionarios, ni nada de lo que usted menciona”, aseguró Diego Fran Ariza, concejal de Bucaramanga.

Por su parte, el representante a la Cámara Édgar Gómez indicó: “la gente participa en las reuniones políticas de manera libre, yo no conozco al primero que vaya amarrado, no conozco el caso. Si usted me pregunta dónde queda el ICA, ni siquiera sé en dónde queda. No conozco el caso en particular”.

En igual sentido se pronunciaron Didier Tavera y Jaime Durán, quienes aseguraron desconocer el manejo del ICA y además indicaron que “jamás” han asistido ni citado a reuniones. Le atribuyeron las denuncias a comentarios “mal intencionados”.

También se intentó contactar a Alexandra Álvarez pero en el Concejo remitieron a esta redacción a la oficina de contratación de la Alcaldía. En ninguno de los lugares se encontraba. A Juan Carlos Reyes, exdirector del ICA, no fue posible ubicarlo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad