lunes 01 de julio de 2019 - 12:00 AM

Depresión y ansiedad, las enfermedades mentales más consultadas en Santander

La salud mental no es ‘cosa de locos’. “Debe estar en la agenda, sin prejuicios, sin estigmas, y sin persecuciones”: Ministro de Salud. Vanguardia le presenta un informe sobre las dos afecciones mentales que más sufre la población en Santander. Conozca algunas de sus posibles causas.

¿Usted está loco?”. “Tengo la ‘depre’”. “¿Se chifló?” “Nada que tengo sueño”. “Me dio la lloradera”. “Le caigo mal a todos”. “Nadie me entiende”. Todas parecen frases cotidianas, pero ninguna se aleja de la realidad de la salud mental en Colombia.

Una investigación realizada por el Ministerio de Salud y la Fundación Saldarriaga Concha determinó que el 4,7% de los colombianos sufre de depresión y un 80% han tenido entre uno y tres síntomas de depresión en algún momento de su vida.

El informe estableció que buena parte de los problemas asociados a la salud mental, tienen relación directa con el consumo de sustancias estupefacientes y de alcohol.

En tal sentido, Santander no es ajeno a este problema. Según el estudio del Ministerio de Salud, el consumo de sustancias psicoactivas y alcohol en la población escolar santandereana ha tenido un aumento significativo. Para el año 2016, el consumo de alcohol (38,6%) y tabaco (10,1%) se ubicaron por encima de la media nacional: 37% y 8,1%, respectivamente.

Lea también: ¿Por qué los niños son agresivos en el aula de clase?

El suicidio, un problema de salud

Otro factor que preocupa en Santander hace referencia a la tasa de suicidios, que se enmarca también en los problemas derivados de la salud mental. Según el informe del Observatorio Nacional de Salud Mental, Bodega de Datos Sispro, la tasa de intento de suicidio por 100.000 habitantes el año pasado en Santander fue de 50,8. Esta cifra está levemente por debajo de la tasa nacional que llega a 52.

Por el contrario, Bucaramanga sí supera la tasa nacional, con una tasa de 60,5. Del departamento, Bucaramanga fue el municipio que más casos de intentos de suicidios reportó, con un total de 320.

“Un total de 28 de los municipios de Santander tienen una tasa de intento de suicidio mayor que la nacional, y algunos como Charta (117,7), Coromoro (157), Enciso (287), Oiba (106,3), San Miguel (130) y Zapatoca (125) tienen una tasa de intento de suicidio por encima de 100 casos por cada 100.000 habitantes”, añade el informe.

La situación es preocupante. Por ello, el año pasado en el departamento el presupuesto para convivencia social y salud mental fue de $1.174’100.000, equivalentes al 5 % de la cuenta de salud pública.

Afecciones mentales más comunes en Santander

La depresión, ansiedad y el trastorno afectivo bipolar son las enfermedades mentales más comunes y más consultadas por los santandereanos. Ante este panorama, profesionales en salud recomiendan acudir a los especialistas y tratarse a tiempo con el fin de evitar consecuencias mayores.

Según cálculos del Observatorio de Salud Pública de Santander, basados en datos del Ministerio de Salud y Protección Social, durante el periodo 2013 – 2017 en Santander se reportaron 560 muertes por lesiones auto infligidas intencionalmente, es decir, un poco más de 110 casos por año.

A su turno, de acuerdo a un reporte entregado por la ESE Hospital Psiquiátrico San Camilo, las cinco primeras causas de atención dentro de la institución en 2018, por consulta externa, fueron depresión, esquizofrenia, trastorno afectivo bipolar, problemas de la atención y la actividad, y trastornos de ansiedad.

Preocupante si se tiene en cuenta que la salud mental en el país sigue siendo un estigma donde se cree que asistir al psiquiatra es ‘cosa de locos’.

Lea además: “Se están enfermando más los jóvenes que los viejos”

El estigma de la salud mental

“La salud mental es hoy por hoy la segunda causa de carga de enfermedad de los colombianos, cuando se calculan los años de vida saludables que perdemos por enfermedades. Después de la enfermedad cardiovascular, la salud mental es la mayor sustractora de años de vida saludables en el país”, le manifestó a Vanguardia Juan Pablo Uribe, ministro de Salud y Protección Social.

Cuando se habla de estas afectaciones, la depresión es la que tiene más peso, pero hay otras muy importantes como son el consumo de sustancias psicoactivas, el suicidio, los intentos de suicidio y distintas expresiones de violencia interpersonal.

Según el Ministro, “hay que darle visibilidad a este problema que ha estado ahí por años. Lo que más nos dificulta enfrentar son los prejuicios que tenemos en la mente, esos fantasmas, esos estigmas, esos inventos sobre la enfermedad mental que lleva a que una mamá no habla del comportamiento extraño de su hijo y busque ayuda o que una pareja no pueda sentarse a conversar de eso o que un joven con ideas suicidas, depresivos, no busque ayuda”.

“Este es un tema que no tiene un vara mágica, una vacuna, un antibiótico que resuelva el tema de raíz, por eso es tan importante ponerlo ahí y visibilizarlo, hay que enfrentarlo de manera decidida”, agregó el alto funcionario.

Para Hernán Salamanca, psicólogo al servicio de la Fundación Saldarriaga Concha, “el problema más grande de la salud mental es que no lo reconocemos porque se carga con un estigma muy grande. Ese estigma es la barrera más grande para hacer frente a la problemática. Hablamos de salud mental como un problema de otros, cuando, por el solo hecho de tener mente podemos sufrir de esta sintomatología (...) por eso hay que empezar a cuidar y atender la mente”.

La principal tarea es hablar abiertamente del tema, algunos casos tendrán que llegar hasta el psiquiatra, pero otros se podrán solucionar solo con hablar. La salud mental no va hasta el extremo de la psiquiatría, es algo más generalizado, del común.

Le puede interesar: “Mi expareja me obligó a abortar, por no hacerlo ahora debo estar escondida”

Una historia de vida

A sus 35 años, *Carolina sufre de distimia, un tipo de trastorno afectivo o del estado de ánimo que a menudo se parece a una forma de depresión mayor menos severa, pero más crónica.

Ella ha tenido que enfrentar el estigma que representa tener una enfermedad de salud mental en Colombia.

“Para una persona con una enfermedad mental, todos los días es luchar, es difícil hasta levantarse, es un reto encontrarle sentido a la vida. Se siente como pesadez, como si algo lo halara hacia el piso, lo que nos dificulta interactuar, escuchar a los demás, concentrarse”.

Desde pequeña sintió algunos síntomas, pero llegó el momento en el que “dejé de funcionar, no podía leer, no podía escribir, la relación con los demás comenzó a ser cada día más difícil. Los demás me decían que por qué estaba tan seria, tan callada, tan melancólica”.

Las frases de “ponga de su parte” y “tenga fuerza de voluntad” acrecentaban aún más su sufrimiento.

“Estas frases son difíciles, porque un paciente con esta sintomatología quiere poner de su parte, no quiere estar así. Estos comentarios resultan ofensivos porque ya bastante estamos poniendo de nuestra parte, de nuestro esfuerzo, para salir de esa condición”.

Sin embargo, *Carolina también tiene claro que “la depresión no siempre se refiere a estar llorando, hay otros síntomas como la apatía, la indiferencia. Es difícil porque la sociedad tiende a darnos el título de locos”.

La medicación, acompañada de otro tipo de terapias sicológicas, espirituales y asistir a grupos de personas con su misma condición, le han ayudado a llevar una vida lo más normal posible.

“La medicación es importante, pero ayudan mucho los grupos de apoyo, sirve escuchar los casos de los demás, identificarse, cada persona va aportando y dando herramientas. Si bien no hay cura, se puede llevar una vida normal, la familia es un acompañamiento afectuoso importante”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad