lunes 04 de marzo de 2019 - 12:25 PM

Claves para reconocer si el veterinario es el correcto

Llegó a un nuevo barrio y quisiera visitar la veterinaria que hay cerca. Se ve tranquila, higiénica y ofrece todos los servicios que usted busca: odontología, esterilizaciones, cirugía general y ortopédica, imagen digital y ecografía.
Escuchar este artículo

Como otras situaciones siente algo de temor. Comenzar a crear un lazo de confianza con el veterinario es un vínculo que se va creando con el tiempo. ¿Cómo saber entonces que el médico que recién conoce es confiable?

Antes de hacerse esa pregunta y de seguir algunos pasos sugeridos por personal especializado, haga un ejercicio de introspección primero.

Hay que asumir responsabilidades como propietario de una mascota; haber sido negligente de alguna manera le puede empeorar el escenario al médico.

También tenga presente que por más sencillo que parezca, cuando se hace un procedimiento de cualquier tipo, hay un riesgo. Puede haber una reacción inesperada al medicamento o la cirugía puede complicarse.

No obstante, según el Tribunal de Ética Profesional de Medicina Veterinaria y Zootecnia de Colombia, desde 2012 han aumentado significativamente las quejas presentadas por propietarios de animales. En promedio, anualmente son recibidas 126 denuncias.

Por eso es importante que usted se anticipe a esta situación. Juan David Ortíz, médico veterinario de la Universidad de Antioquia y Santiago Henao Villegas, jefe de posgrados de la facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES y miembro del comité ético tribunal de ética en esta materia en Colombia, hacen cinco recomendaciones para comenzar a tejer ese lazo de confianza.

Comentarios en redes sociales

Henao asegura que hay personas, no profesionales, que han estado haciendo comentarios positivos sobre su trabajo. Las redes sociales pueden ser un punto de partida, pero las personas no solo se deben guiar por ahí.

En muchos casos las denuncias negativas también son exageradas o tienen la intención de acabar con el prestigio de otros.

Un problema con esta situación es que el comité ético no puede juzgar a los no profesionales.

Los títulos en la clínica veterinaria

Al llegar a un nuevo lugar se encontrará con varios diplomas en las paredes de la sala de espera. Mírelos con cuidado y no se deje seducir por la cantidad. Algunos de estos son cursos cortos, sin validez en términos de rigor académico. Los diplomas son importantes, pero hay documentos con más valor, como la matricula profesional.

Ortiz asegura que al contrario de lo que algunos piensan él no se siente ofendido si se la piden, de hecho, “portar una matrícula profesional y que todo esté en orden me hace sentir orgulloso”.

Hay veterinarios sancionados

¿Cómo saber si el que visitará es uno de ellos? Si usted es de las personas a las que les gusta prever o si el nuevo médico que visitó le generó desconfianza o le pareció que lo ha engañado, acceda al sitio web de www.comvezcol.org, una plataforma que rige a los médicos veterinarios y zootecnistas en Colombia.

Con el número de la matrícula del profesional o la cédula usted puede verificar si está activo o sancionado. Ingrese a través del menú principal a Trámites y luego a Consultas.

Esté atento al lenguaje del médico

Es clave que si no entiende haga las preguntas una y otra vez. En un hecho anecdótico narrado por Henao como uno de los casos que llegó al comité ético, una señora llevó a su gato a la clínica veterinaria y el médico le dijo que lo único que quedaba por hacer era aplicarle la eutanasia. Ella respondió: haga lo que tenga que hacer con tal de que se salve.

Ella no sabía qué era la eutanasia y él pensó que este era el consentimiento informado.

Por eso, siempre hable de riesgos, los beneficios y las alternativas. Eso no es ser cansón, es estar interesado.

Desconfíe de los bajos costos

Algunos veterinarios y no profesionales realizan procedimientos sin anestesia, por ejemplo, para ofrecer bajos costos a los propietarios.

Pero producir dolor y sufrimiento a los animales es una falta grave a la ética. No confíe en tarifas muy bajas, pueden acarrear prácticas como cirugías sin medicamentos para el dolor.

Y, antes de todo esto, sea empático. Ser veterinario en Colombia tiene sus bemoles. Muchos piensan que ellos trabajan por amor a los animales y de eso viven: del amor. O, en otras ocasiones, deben lidiar con dueños descuidados.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad