domingo 15 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Contrabando legal

En un entorno en que se debiera proteger la industria colombiana para recuperar el empleo perdido en la pandemia, el decreto 1090 de 2020 permite este exabrupto que legaliza el equivalente al histórico contrabando...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marc Eichmann

A partir del 3 de agosto de 2020 los envíos a Colombia que se realicen por correo por un valor inferior US$200 COP 750,000) dejaron de estar sujetos al pago de arancel y de IVA. Con esta medida, justificada con el argumento de cumplir compromisos internacionales pendientes y dar un impulso al comercio electrónico, se materializa una de las mayores amenazas a la industria colombiana de la cual hay memoria.

Primero, esta exención de aranceles y de IVA pone en desventaja a la producción nacional contra la importación de bienes del exterior, ya que los bienes nacionales, a pesar de no pagar aranceles, están sujetos al IVA. Dependiendo de la estructura de costos del fabricante esto le podría dar una ventaja al fabricante extranjero de hasta un 19% en la competitividad de su producto en suelo colombiano, además de facilitar el lavado de dólares y el contrabando técnico de productos de mayor valor.

El rango de productos nacionales afectados se limita a aquellos cuyo costo de transporte es limitado relativo al valor del bien. Amazon, gigante del comercio electrónico mundial, ya está ofreciendo multiplicidad de productos terminados entre 35 y 200 dólares sin costos de envío, productos como zapatos, prendas de vestir, electrodomésticos, y otros productos de uso diario también producidos en el país. Hay que recordar que para este tipo de productos el transporte aéreo desde los Estados Unidos es muy económico ya que las tarifas al por mayor rondan los 5,000 pesos por kilo.

En un entorno en que se debiera proteger la industria colombiana para recuperar el empleo perdido en la pandemia, el decreto 1090 de 2020 permite este exabrupto que legaliza el equivalente al histórico contrabando con el agravante de que, por medio del comercio electrónico, muy poco de la cadena de valor queda en el país.

Es hora de que el gobierno enderece el rumbo, porque en contravía de lo que hacen otros países que apoyan su aparato productivo, este decreto podría generar el fin de la maltrecha industria nacional en muchos sectores de la economía.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad