jueves 19 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

La subasta que definirá las telecomunicaciones

A los colombianos nos corresponde hacer una veeduría del proceso, porque la cobertura en territorios rurales no se puede eludir para cerrar la brecha social.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Víctor Solano

Se viene la subasta más grande del año en Colombia y la que podría definir mucho de las telecomunicaciones en el futuro. Si se hace bien, el campo debería quedar conectado al resto del país y en las ciudades, más velocidad.

El Estado colombiano asignará permisos en frecuencias de la Nación para que los operadores terminen de desplegar Internet en redes 4G. Tan solo por la banda de 700 MHz, se podrían obtener por lo menos $2,2 billones de pesos.

No obstante, a diferencia de otros procesos licitatorios, con este se celebra que no haya más interés en llenar las arcas del Estado, que en brindar más rédito social a las comunidades. Tradicionalmente los gobiernos en Colombia usan estas licitaciones en telecomunicaciones para hacerse a una suculenta caja menor para otros temas que poco tienen que ver con el desarrollo del sector.

Pero ¿Por qué es tan atractiva esta subasta? En este proceso estarán en juego algunos tramos del espectro radioeléctrico en las bandas de 1.900 MHz y 2.500 MHz (las llamadas ‘bandas altas’) y la de 700 MHz (‘banda baja’). Con las altas, los operadores dispondrían de muy altas velocidades, sobre todo en entornos urbanos. Entre tanto, con la de 700 MHZ, ‘la joya de la corona’, se logra converger atributos importantísimos para un operador: Amplias coberturas y alta velocidad, así como llegar a más zonas rurales.

A esta contienda se presentarán Claro, Movistar, TIGO y un cuarto jugador del que se habla poco: Partners, del grupo Novator en Luxemburgo y al que en Colombia varios expertos asocian con una eventual compra de Avantel, que ya tiene sociedad conformada en Colombia.

A los colombianos nos corresponde hacer una veeduría del proceso, porque la cobertura en territorios rurales no se puede eludir para cerrar la brecha social. El espectro radioeléctrico debe ser defendido con concepto de soberanía, tal como ocurre con la tierra y el mar.

Y después vendrá 5G, una tecnología con la que deberíamos disparar la oferta de servicios para ciudadanos, empresas y para el mismo Estado, al tener más y mejores trámites en línea, pero por ahora, que esta licitación quede bien hecha.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad