miércoles 14 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Proyecto busca que jóvenes bumangueses aprendan a llevar un noviazgo saludable

Machismo, violencia intrafamiliar, relación de pareja y pautas de crianza integran la estrategia ‘Nuevas masculinidades’, de la cual hace parte el proyecto ‘Noviazgos saludables’, campañas que buscan prevenir la violencia de género.
Escuchar este artículo

Prevenir en los adolescentes comportamientos machistas, violencia intrafamiliar e incluso el embarazo adolescente es el propósito de la cátedra noviazgos saludables, impartida en los colegios públicos de Bucaramanga.

El proyecto, que se derivó de la estrategia formativa ‘Nuevas masculinidades’ que adelanta la Alcaldía de Bucaramanga a través de la Oficina de la Mujer y Equidad de Género, surge como respuesta a situaciones de violencia intrafamiliar y de género que la mayoría de las veces inician en la etapa de noviazgo.

La cátedra inició en 2018 y hasta la fecha ha beneficiado a 2.416 estudiantes, de 11 instituciones educativas públicas de la ciudad.

“Trabajamos el tema de masculinidad machista y cómo este comportamiento incide en la violencia intrafamiliar. Cómo desde el machismo se generan los diversos tipos de violencia y cómo una conducta violenta afecta la calidad de vida emocional y personal de un individuo”, explicó Sandra Milena Ruiz, psicóloga y Coordinadora de la estrategia ‘Nuevas masculinidades’.

Lea también: Intolerancia sigue atacando a los bumangueses

Los mitos y realidades del noviazgo también integran la cátedra.

“Hacemos ver a los estudiantes (hombres y mujeres), cómo equivocadamente los celos son tomados como una forma de amor. Les explicamos que en realidad son inseguridad y egocentrismo de parte del ser humano que quiere tener el control”, dijo la psicóloga.

La relación entre sexualidad a temprana edad, un embarazo no planeado y violencia en casa también hacen parte de la campaña que busca promover un noviazgo saludable.

“Muchas veces esas ganas de demostrarle amor al otro terminan en relaciones sexuales irresponsables en las cuales los adolescentes no tienen en cuenta que deben cuidarse. Es allí donde se desencadenan los embarazos no deseados y no planeados, que también pueden terminar en una situación de violencia si el tema no se sabe abordar”, añadió.

Según Sandra Milena, el ciclo de violencia intrafamiliar, que tiende a ser repetitivo, en la mayoría de los casos comenzó por las malas decisiones de los padres: jóvenes que tuvieron un hijo no planeado, no supieron cómo manejar la paternidad y terminaron desquitándose con los menores.

“Les hacemos ver a los jóvenes que la edad en la que están no es la adecuada para empezar una vida sexual. El noviazgo es una etapa en la cual se tienen vivencias y se comparte en pareja pero no implica tener relaciones, por el contrario ese encuentro debe darse en su momento y con la mayor responsabilidad posible”, advirtió Ruiz.

Los padres de familia también se involucran

El colegio Nuestra Señora de Fátima fue el primer escenario en donde ‘Noviazgos saludables’ se enfocó en los padres de familia con el objetivo de que entiendan el tipo de educación que deben propiciar en sus hijos y cómo abordan el tema del machismo como un comportamiento que genera supremacía.

Leonor Mantilla, trabajadora social, especialista en familia y Coordinadora de Gestión Comunidad del colegio Nuestra Señora de Fátima destacó la importancia de la estrategia.

Le puede interesar: ‘Ponte las alas’ para ayudar a aquellos que padecen cáncer

“Me parece excelente porque ayuda a fortalecer la familia, cambia los mitos frente al concepto de masculinidad y feminidad y permite que se reduzca la violencia intrafamiliar. Se va generando conciencia en que hombres y mujeres están en igualdad de condiciones, que merecen el mismo respeto, que tienen la misma dignidad y sobre todo que el proceso de crianza es responsabilidad de mamá y papá. Me parece fundamental porque estamos formando niños y jóvenes para una sociedad más justa, equitativa y sin violencia”, expresó la docente.

Instituciones como Las Américas, José María Estévez, Maiporé, Nuestra Señora de Fátima, Luis Carlos Galán, Café Madrid y Celestino Mutis han recibido este programa que busca disminuir la violencia causada entre las parejas por machismo, y que luego trasciende a la violencia intrafamiliar.

¿Qué es ‘Nuevas masculinidades’?

Sensibilizar y reeducar a los hombres frente al abandono de comportamientos machistas, que han traído como consecuencia la violencia intrafamiliar y de género, es el objetivo de esta estrategia formativa.

El proyecto inició en el 2016 y está dirigido a hombres entre 20 y 60 años de edad en distintos sectores laborales de la ciudad.

“Buscamos generar conciencia en torno al manejo de una nueva masculinidad. Que los hombres aprendan a ser más sensibles, más afectuosos y se deje de lado el machismo”, señaló Sandra Milena Ruiz, encargada de coordinar la estrategia.

Por medio de capacitaciones, diálogos y actividades, en los grupos de hombres se va desdibujando el machismo y por ende se va disminuyendo la incidencia de comportamientos violentos hacia las mujeres.

“Cuando hablamos de equidad de género siempre nos hemos encaminado a trabajar con mujeres, a capacitarlas y a empoderarlas, pero la otra parte fundamental de la situación, que es el hombre muchas veces no se tiene en cuenta, por eso con esta estrategia nos enfocamos en ellos”, añadió la psicóloga.

Ante una agresión el Centro integral de la mujer la apoya

El Centro Integral de la Mujer es un espacio exclusivo para las mujeres, adscrito a la Secretaria de Desarrollo Social, en el cual van a encontrar oportunidades para mejorar su bienestar y calidad de vida. La equidad de género, la autonomía de la mujer y la no violencia se trabajan allí.

Además brinda oportunidades de capacitación en diferentes ocupaciones, artes y/o manualidades, y presta servicios de orientación psicológica, jurídica y social.

Según María Emilce Salcedo, coordinadora del Centro Integral, mujeres entre 25 y 50 años son las que más acuden al centro.

Reforzar el empoderamiento económico para que las mujeres empiecen a generar ingresos económicos, también es fundamental.

“Hemos evidenciado que además de la codependencia emocional hay una dependencia económica. Cuando ellas van fortaleciendo esa parte empiezan a sentirse más seguras de poder denunciar”, dijo Salcedo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad