jueves 16 de julio de 2020 - 12:00 AM

¡No violencia!

Escuchar este artículo

Cómo politólogo y especialista en el tema más recurrente del acontecer nacional, hablo de la violencia en Colombia; dicen algunos de mis lectores que no es lo procedente porque fatiga, por la gran afectación en la vida de todos. Pero considero que es bueno que se convierta en un lugar común, porque si hoy soy quien soy es por la comprensión de la afectación en mi vida hecha por LA VIOLENCIA absolutamente incomprensible, que me llevó a tratar de entender, el porqué de un país tan violento como el nuestro es posible; de tal manera que ha sido la razón de mis estudios, investigaciones, visitas y trabajos con países y regiones que fueron víctimas o victimarios en circunstancias, que transformaron el mundo.

He pensado que hay facetas vitales que he ignorado en mis escritos tratando de comprender los hechos de un país y mundo violento como el que he descubierto en el que se imponen valores y se destruye la vida, olvidando que es tambn violencia el sin sentido con que se construye y trabaja. Hoy creo que debo tomar otras aristas olvidadas de esa escultura violenta. Ver y valorar la construcción de la familia que es el trasfondo de una sociedad humana en la que el intelecto, el amor, la igualdad y crecimiento, como seres humanos sea posible, también ha sido mi motivación y el soporte para que haya perdón, ausencia de resentimiento y necesidad del otro para vivir en un mundo más humano en el que compartir y amar sea una necesidad. "Un niño es un amor que se ha hecho visible." (Novalis) Vinieron a ella como fruto de nuestro amor, unas veces porque buscamos que así fuera y otras porque esa magia más allá de las estrellas dispuso traerlos y nos dispusimos a recibirlos. Sigo creyendo ante la hecatombe que nos cayó de repente, la desorientación de la sociedad y con la pandemia que la violencia más terrible que estamos produciendo todos, aunque no somos conscientes de que es una forma encubierta de violencia, es la que por acción y omisión estamos cometiendo con jóvenes y niños por la equivocada orientación y las razones que queramos alegar, de seguridad económica, los estamos dañando en su desarrollo físico, mental, emocional y afectivo. Porque el sentido de vida debe ser más humano, espiritual y físicamente que les permita su felicidad y desarrollo Es una forma de violencia de la que no podemos hacer negación.

Es preciso revalorar la familia, En lugar de interactuar con gente de su propia edad y nivel intelectual y físico, no se vean obligados a hacerlo con "los viejitos" de muchos años de distancia vital, tecnológica , cultural intelectual y que poco puede aportarles ante las angustias que pasamos; todos Los niños deben ser niños sin cargos y responsabilidades de adultos

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad